Spiga
Blog Widget by LinkWithin

Más sobre la RAE

En mi anterior entrada bromeaba sobre la RAE tocando la definición de fotografía, que está cláramente obsoleta. En los comentarios, Markos decía una gran verdad, secundada por Francisco Galván y Astillero, "un papel aguanta todo lo que le pongan. Lo importante es la intención con la que hagas tus fotografías, ya sean artísticas o no". Y no puedo estar más de acuerdo, de hecho en gran medida siempre he pasado de las definiciones formales de la RAE.

Entonces, ¿por qué hablar de la RAE? Para mi el ejemplo anterior ilustra que el diccionario de la RAE es cláramente obsoleto. ¿Cómo podríamos mejorarlo? Para mi el problema de la RAE es un problema de estructura. Al ser una Academia, presenta una estructura cerrada, y eminentemente apalancada en contra del cambio, tanto por ideología como por recursos. En los tiempos que corren, ¿no resultaría más interesante cambiar la estructura de la RAE y permitir la existencia de editores no académicos en el diccionario de la RAE, al más puro estilo Wikipedia? A mi se me ocurren bastantes contras, sobre todo teniendo en cuenta la perspectiva clásica de la RAE sobre el lenguaje; pero el gran número de ventajas que supone una estructura editorial como la de la Wikipedia supera con creces a los inconvenientes.

El modelo también podría ser mixto, con editores proponiendo cambios y los encargados de la RAE validándolos. O incluso un modelo en el que los editores puedan adquirir cierta autonomía después de un buen número de aportaciones valiosas. ¿Qué opináis al respecto?

4 comentarios:

  Farándula

10:43 p. m.

Mmm, no creo que se deba desechar tan alegremente la estructura de una institución que lleva puliéndose desde hace 300 años. Mucho menos cuando hablamos de sustituirla por un sistema que, aunque sea tan exitoso que parece llevar ahí toda la vida, aún se encuentra en una fase temprana.

La Wikipedia es una fuente de información valiosa, no sólo por su exactitud y veracidad (la famosa comparación con la Británica) sino por recoger un caudal de conocimiento sobre múltiples facetas que ninguna enciclopedia tradicional habría tenido jamás en consideración (por ejemplo, la descripción detallada de los diferentes tipos de razas en Star Trek o la biografía de personalidades relevantes sólo en ámbitos muy reducidos) haciéndolo además prácticamente en tiempo real. Esto, que puede parecer información inútil, refleja con mayor fidelidad nuestra cultura actual que cualquier texto académico sometido a las exigencias de la historiografía. Pero no quita la necesidad de unos estudios históricos rigurosos realizados por personas especializadas, las cuales tendrán el lujo de poder aprovechar, contrastar e incorporar todo ese material creado de forma colectiva.

Es en ese aspecto -el de reflejar lo que se dice aquí y ahora, aunque el termino dure dos días o se utilice sólo en el argot profesional, juvenil o local- donde el DRAE falla estrepitosamente por su propia naturaleza, que, como indica su lema, busca fijar los usos del lenguaje que son aceptados por la mayoría hispanohablante durante un período de tiempo amplio. Es por eso que las palabras que caen en desuso terminan por desaparecer del mismo, al no ser ya consideradas parte consolidada en una lengua viva. Se encuentran además en la encrucijada de haber pasado de institución normativa a simple emisor de recomendaciones de uso, por lo que, antes de aplicar tal o cual forma de trabajo, deberían empezar por redefinirse a sí mismos. A día de hoy, el diccionario de la RAE no es para lo que planteas.

El error, en mi opinión consiste en creer que esto es causado por el método o herramientas usados por la academia, cuando, sin necesidad de wikis, María Moliner creó en 1962 su Diccionario de Uso del español.

Ya contamos actualmente con el Wikcionario por parte del proyecto wikimedia (aunque de momento no tengo entendido que ningún estudio lo considere mejor que el DRAE) y, por parte institucional, con la Wikilengua, proyecto colaborativo sobre el uso del castellano en un sentido muy amplio fomentado por la Fundación del Español Urgente con la colaboración de (cito de la web)

"Real Academia Española, Instituto Cervantes, Fundación San Millán de la Cogolla, Radio Nacional de España, Televisión Española, Telecinco, Cuatro, Heraldo de Aragón, El Periódico de Catalunya, La Vanguardia, El Tiempo (Bogotá, Colombia), CNN en Español, El Corte Inglés, Red Eléctrica de España, Gómez Acebo & Pombo Abogados, Iberia, Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO)[...]"

Si se trata de encontrar la definición el uso peculiar de una palabra en determinado contexto, hay opciones muy interesantes. Pero esa obsesión por "socializar" (en sentido dospuntocerista) absolutamente todo, como si la lengua no fuera ya algo social por sí misma -la que todos creamos cada vez que abrimos la boca- me parece confundir el fin con el medio.

¿La RAE debería abrir la mano a más términos y ser un reflejo realista del uso de la lengua? Probablemente.

¿Pasa eso necesariamente por la edición colectiva? Lo dudo.

¿Quién dice que mañana no llegará otra forma revolucionaria de generación de conocimiento que dejará obsoleta la Wikipedia? ¿quién dice que ese es el mejor sistema? ¿la mayoría de internautas españoles menores de 30 años?. El sistema debe demostrar primero ser a prueba de bombas, y para eso aún tienen que llover carros y carretas.

  Astillero

2:11 p. m.

Aprecio el papel de la RAE, aunque a veces cometa errores, o no pueda estar totalmente actualizada. Es claramente mas facil advertir un error, que definir a la perfeccion tal cantidad de palabras.

Por otro lado, no se si por la burocracia interna, o por lo longevo de sus mentes, creo que le cuesta demasiado adaptarse. En este punto creo que acierta JoSeK, proponiendo alguna forma en la que todos podamos ayudar (con la supervision final de los academicos) haciendo mas participe a la sociedad de lo que sera definido como nuestra lengua.

Volviendo al post anterior de la fotografia, y haciendo referencia tambien a lo que dice Farandula, a veces no es cuestion de ver si una palabra se consolida en el mundo hispanohablante, si no de recoger los cambios tecnologicos o sociales que afectan a las palabras.

JoSeK fotografía, y la RAE deberia estar de acuerdo.

  Pharpe

10:26 p. m.

Yo pienso que habría que buscar alguna manera de actualizar el diccionario de la RAE, aunque sea contratando más gente, pero está claro que ciertos términos tan obsoletos no se pueden concevir en pleno siglo XXI.

Una alternativa a la Wikipedia sería crear grupos de trabajo para analizar todas las palabras y definiciones por letra o por interés digamos.

Saludos

  JoSeK

12:29 p. m.

Si bien creo que Farándula tiene bastante razón, coincido con Pharpe en que una alternativa mixta sería crear grupos de trabajo. Por ejemplo, en el tema de la fotografía estaría bien que alguien más técnico fuera el que aportara la definición, y no personas que están únicamente aferradas a lo lingüístico.