Spiga
Blog Widget by LinkWithin

Migrando el blog a JoSeK.net

Hace mucho tiempo que quería hacerlo, y ya ha llegado el momento. Cambio el blog de blogger a mi propio dominio, ahora podéis acceder a él a través de http://www.josek.net. El feed sigue manteniendo su dirección, así que si accedéis al blog a través del feed, no tenéis que preocuparos por cambiar nada.

Os espero en JoSeK.net :D

Gaviota [B&W]

En Octubre estuve en Nueva York atendiendo al RecSys 2009, y de todas las fotos que hice en Nueva York, me quedo con un par que le hice a una gaviota mientras íbamos en el Ferry que nos llevaba a la estatua de la libertad.

Seagull B&W
Seagull B&W

[Reseña] "Cuentos para Gente Impaciente" de Javi de Rios

El otro día, cuando hacía mis apreciaciones sobre el recién estrenado Kindle 2, comentaba que lo estaba estrenando con un libro, "Cuentos para Gente Impaciente" de Javi de Rios. El propio Javi de Rios lo describía como "un libro que contiene cuentos que tienen ya unos añitos a sus espaldas; la mayor parte de ellos son de 1998 y 1999, y algunos resultaron premiados o finalistas en concursos literarios como el Certamen de Cuentos Ayuntamiento de Muskiz, el Concurso de Cuentos Ortzadar del periódido DEIA, o el Concurso de Cuentos Valle de Gordexola" en la web desde la que te puedes descargar el libro, tanto en versión PDF para leerlo desde un ordenador, como en versión para lectores electrónicos.

Ha sido toda una gozada leer el libro, tanto por la buena adaptación a los lectores de libros electrónicos, en este caso el Kindle, con una experiencia de lectura muy grata, como por los propios contenidos del libro.

Lo que más me ha gustado de esta recopilación de relatos es tanto la variedad de estilos, combinando algunos relatos que podría encajar dentro de "realismo fantástico" como algunos que rozan más lo cómico, historias de la España profunda, etc. Por otro lado, son relatos bastante cortos en general, lo cual hace muy amena y variada la lectura, y permite que los relatos sean leídos a ratos, por ejemplo mientras viajas en el metro, o mientras esperas a entrar a una reunión. Para mi la lectura fue muy distinta, porque me leí el 80% del libro en una noche y el resto la noche siguiente, ya que estaba disfrutando mucho de la lectura.

Para mi gusto, los 3 mejores relatos del libro se encuentran justo al principio, especialmente porque son aquellos que suspiran toques algo más fantásticos (aunque realmente son relatos realistas), y con una estructura muy interesante, ya que (especialmente los dos primeros) realizan giros bastante interesantes hacia el final, que sorprenden al lector.

Una lectura totalmente recomendable, tanto para "matar" esas pequeñas esperas, como para leerse de un tirón. Por ponerle algunas "pegas", me hubiera gustado tener una versión todavía más adaptada para el Kindle (por ejemplo formato MOBI), de forma que pudiera escribir algunas notas encima (aprovechando la inspiración que ofrecen algunos de los relatos), y hubiera ordenado los relatos de otra forma, dejando los primeros para algo más entrado el libro.

Como nota global, un 9, y con ganas de que Javi publique algún otro libro de relatos para disfrutarlos en otro momento. Yo por mi parte, ya he pedido mi copia en papel para añadirla a mi colección de libros de relatos (tengo adicción a los relatos cortos :D).

2010, Google y el Hardware

Lo reconozco, yo era de los que creía que Google iba a sacar el NexusOne financiando su compra, como una forma de acceder a sus servicios móviles, pero al final no ha sido así. Reflexionando sobre este tema, y viendo los nuevos rumores sobre un posible Google Tablet, puede que el 2010 sea el año en el que Google se meta en el mercado del hardware, y no de forma casual, si no para quedarse y competir a un fuerte nivel.

Analizando la actividad de Google, tiene mucho sentido que lancen determinados tipos de hardware. Por un lado el NexusOne, que puede convertirse en el emblema de su Android, así como un "escaparate andante" de sus servicios móviles. Pero también tendrían sentido muchos otros dispositivos que permitan exprimir otros de sus servicios. No se si lo intentarán con el tablet, o tratarán de crear una alternativa a los Nook y Kindle de B&N y Amazon, pero no me cabe duda que la combinación de un lector de libros electrónicos de Google bien integrado con su Google Books, y con grandes acurdos con grandes editoriales para acceder a contenidos de pago vía Google Books, sería un producto que a más de uno nos encantaría usar, y aliviaría algunos de los problemas de los lectores de libros electrónicos de ahora mismo, como son la falta de contenidos adecuados a estos dispositivos.

Pero, ¿para qué necesita Google entrar en el mercado del hardware? Lo obvio es para sacar el máximo partido a sus productos y servicios, que son muchos, bien montados, pero en el paso a lo móvil (en todos los sentidos: telefonía móvil, lectores de libros electrónicos, ultraportátiles, etc.) corren el riesgo de no funcionar al máximo nivel por falta de dispositivos adecuados. Por otro lado, hasta ahora Google ha vivido únicamente de las rentas de su buscador, más concretamente gestionando la publicidad del mismo y a partir de ahí extendiendo su plataforma publicitaria a otras webs. Google monopoliza este mercado, pero tampoco sería la primera vez que un gran monopolio dentro de la industria tecnológica se cae en pocos años, así que no está de más abrir otras líneas de negocio rentables para ellos. A esto hay que sumarle que Microsoft está quemando todo el dinero que puede (y puede mucho) para que su buscador, Bing, se acerque al buscador de Google, y aunque me extrañaría que se acercara demasiado, esto podría pasar con una buena gestión por parte del equipo de Microsoft. Además, Apple ha sido capaz de demostrar que una empresa dedicada a comercializar una reducida gama de gadgets tecnológicos de gran calidad, puede ser una de las empresas más rentables, por lo que las oportunidades de que la nueva vía de monetización de Google, a base de venta de hardware, son bastante elevadas.

Yo tampoco esperaría ni muchas líneas de productos ni muchos productos por línea, pero si que veo posible que abran entre 5 y 10 líneas de productos de aquí a los próximos 5 años, con 1/2 productos por línea, aprovechando su gran cantidad de acuerdos con grandes empresas de hardware que pueden diseñarle productos a medida para que Google los integre con sus servicios actuales y los comercialice. Y es que, al igual que pasa con Apple, casi todo lo que Google toca, se convierte en oro, así que ¿por qué no aprovechar esta oportunidad que se les presenta?

Mis primeras impresiones con el Kindle 2

Después de estar "secuestrado" una semanita en la aduana (y eso que venía con los gastos de la aduana ya pagados), ayer por fin recibí mi Kindle 2, un auto-regalo de reyes al que le tenía muchas ganas. Todavía no lo he exprimido mucho, pero después de un poco de uso entre ayer y hoy, me apetece compartir mis impresiones sobre este cacharrito de Amazon que, como valoración global, pinta muy bien.

De hecho, ayer comencé (y ya casí términé), de leer desde el Kindle el libro "Cuentos para Gente Impaciente" de Javi de Ríos. Quitando el hecho de que el libro de cuentos es la mar de entretenido (ya escribiré una reseña cuando lo termine, porque se la merece), la lectura desde el Kindle resulta super cómoda, ya que no hace falta moverse ni para pasar de página. Creo que ha sido la experiencia de lectura más cómoda que he vivido nunca, y me ha hecho plantearse si realmente utilizaré el Kindle solo para libros técnicos o para leer muchos más libros de los que pensaba (lo que no quita para que siga comprando libros en papel que adoro ver colocados en las estanterías del despacho).



El Kindle 2, como lector de eBooks, es realmente bueno. Para empezar, tiene un tamaño más que adecuado, prácticamente igual al de un libro de bolsillo de unas 100 páginas. El precio tampoco es nada exagerado, ya que en total me costó unos 265€, incluyendo una funda protectora que le da aspecto de agenda, y todos los gastos de envío y aduanas. La sensación de la tinta electrónica es fabulosa, y la lectura se asemeja muchísimo más de lo que me había imaginado a la lectura de un libro en papel. De hecho, al abrir el paquete, vi que había un grabado en la pantalla del Kindle y pensé que era algún tipo de pegatina o papel cubriendo la pantalla, y cual fue mi sorpresa al ver que era la propia pantalla. Los tiempos de respuesta al manejarte con el Kindle no son tan rápidos como lo pueda ser un ordenador, u otro tipo de dispositivo móvil, pero no genera ningún tipo de molestia, y resulta bastante cómodo manejarse entre los libros y demás contenido.


Gracias a funcionalidades como la búsqueda, resulta muy cómodo manejarse entre la biblioteca digital, y el hecho de poder comprar libros estés donde estés, también me parece un punto de valor añadido. Me hizo especial gracia el acceder a la tienda Kindle desde el propio dispositivo y ver las recomendaciones de Amazon adaptadas a mi perfil de compra habitual en Amazon.com, algo lógico por una parte, pero me sorprendió gratamente y cumple su cometido, ya que casi acabo comprando algún libro ayer mismo desde el propio Kindle. Presenta algunas otras funciones que también resultan interesantes, como el poder cargar música en el Kindle y escucharla de fondo mientras lees algún libro, el "text-to-speech" que va como el culo con libros en castellano pero se entiende bastante bien con libros en inglés, o incluso el navegador básico que aunque está restringido al no estar en USA, si que nos permite acceder a la Wikipedia desde el propio Kindle para hacer algunas consultas, algo que viene muy bien cuando estamos leyendo algo y queremos más información sobre algún personaje en concreto.

También permite marcar zonas del texto, o escribir notas y comentarios, pero esta opción está restringida al formato propietario de Amazon, o bien a los libros en formato MobiPocket (el formato de Amazon está basado en el de MobiPocket).

Y aquí viene mi primera pega para el Kindle, que es el tema de los formatos. Si bien soporta su formato propietario (AZW), así como formatos Mobipocket (MOBI, PRC), archivos de texto plano (TXT), formato topaz (TPZ) y archivos en formato pdf (PDF), todavía le queda camino para soportar más tipos de formatos, y sobre todo mejorar la gestión de algunos de ellos. He probado archivos AZW, MOBI y PRC y en todos ellos la experiencia de uso es muy buena, ya que el texto se adapta a la pantalla, pudiendo aumentar o disminuir la fuente, etc. Pero el formato PDF lo maneja de forma bastante más floja ya que la pantalla es relativamente pequeña para muchos documentos PDF, no se puede configurar el tamaño del texto, y tampoco se puede hacer zoom. Aún así, con los libros en PDF que he manejado, la lectura es posible y no demasiado pesada, así que cumple su cometido para leer (más bien consultar) algunos libros técnicos que tengo en PDF y para los que no hay versión MOBI/AZW (como puedan ser muchos de los libros de O'Reilly).

Otra de las pegas viene del propio formato, AZW, que tiene DRM, lo cual me parece un tanto descabellado, especialmente cuando el coste de un libro en formato AZW es prácticamente igual al del mismo libro en papel. También deberían abrir la plataforma para que los usuarios puedan desarrollar aplicaciones encima del Kindle, que serían de mucha utilidad. Hecho de menos poder escribir textos propios en el Kindle, ya que permite escribir notas sobre libros ya existentes, pero no he encontrado la forma de crear un texto desde 0.

Mi última pega es mucho más genérica, y no atañe al Kindle, si no al propio mundo de los eReaders. Si bien Amazon ha hecho un buen trabajo al ofrecer una gran cantidad de libros para poderse leer desde el Kindle, la oferta de libros es todavía reducida. Y mucho más reducida si nos centramos en el ámbito de los libros en castellano. A este sentido no tengo mucho más que aportar que lo mismo que comentaba MiMesaCojea sobre los eBooks, falta que las editoriales se pongan las pilas y oferten muchos más contenidos. Por otro lado, los precios de muchos eBooks, especialmente los libros técnicos, es prácticamente igual (y en algunos casos superior) al precio de los libros en papel, algo que no entra en mi cabeza. Si el papel representa unos costes bastante importantes en su fabricación y distribución, ¿por qué no se descuentan al menos una gran parte de esos costes en las ediciones electrónicas? Todavía hace falta mucho camino en este respecto, y de hecho creo que en un futuro sería interesante el que las editoriales regalaran los eBook comprando las ediciones en papel (hay muchos libros que me gusta tener en mi biblioteca "física", pero disfrutaría leyendo en el Kindle, y deberían situar el precio de los eBook a un 50/75 % como mucho del precio de venta de los libros "físicos", ya que evitas los costes de fabricación, la distribución, y los márgenes de los intermediarios. Me parece que, al igual que con la música y el cine, las compañías no quieren adaptarse a los nuevos tiempos y, además, se creen que los usuarios debemos ser tontos y pasaremos por el aro; cosa que no creo que ocurra.



Como valoración global, le doy al Kindle un 8,5, y no puedo dejar de pensar que la era de los libros electrónicos ya ha comenzado, ya que los soportes hardware permiten una experiencia de lectura realmente placentera.

La pubertad de las redes sociales y el "nunca fuimos amigos"

Me hacen mucha gracia los artículos alarmistas sobre redes sociales, especialmente los escritos por personas que desconocen el mundo pero con aires de grandes gurús en el Social Media. El artículo "Facebook: ya no quiero ser tu amigo", publicado el 2 de Enero en "La Razón" es uno de estos artículos escritos que tratan de explotar el "morbo del Social Media", y escrito sobre una serie de supuestos y afirmaciones que no se sustentan desde ninguna perspectiva.

Merece la pena leer el artículo de "La Razón" y tratar de reflexionar un poco sobre el estado actual y futuro de las redes sociales. De las pocas cosas sensatas que encuentro en el artículo es que vivimos en una época en la que todo es más que fugaz, y lo que hoy triunfa mañana puede parecer ya anticuado. Pero eso, ni de lejos, refleja que servicios como Facebook o Twitter vayan a desaparecer. Entonces, ¿qué es lo que se esconde tras los alarmantes datos sobre el descenso del tráfico en Facebook/Twitter que se comentan en el artículo?

1.- La pubertad de los Social Media

Durante la infancia, los animales y humanos crecemos a un ritmo bastante considerable, y lo mismo pasa con los servicios de Internet. El ritmo de crecimiento que han mantenido tanto Facebook como Twitter en los últimos tiempos ha sido totalmente descabellado, y parece que ya se acercan a su madurez en cuanto a crecimiento, pasando por una etapa que podríamos llamar "pubertad" de los servicios.

Durante esta pubertad, el crecimiento de los servicios no es tan escandaloso como durante su infancia, pero se suceden acontecimientos de igual o mayor interés, como pasa en el caso de los humanos. Es una etapa de rebeldía y de buscar tu lugar en el mundo, algo que tanto Facebook como Twitter o como otros servicios necesitan de forma alarmante. Dentro de este conocer su papel en el mundo, las redes sociales deben encontrar su forma de autofinanciación, y olvidarse de un exagerado crecimiento que no hace más que quemar dinero a un ritmo exhorbitado, tanto por el gasto en servidores, personal, marketing, etc. Yo no dudo que encuentren su forma de monetización, de hecho la televisión tardó décadas en encontrar su modelo de negocio (los clásicos spots televisivos), Google también tardo unos añitos en ser capaces de rentabilizar su plataforma de búsqueda y ahora mismo dominan el mercado de la publicidad online (e incluso diría que se llevan la mayor parte del pastel de la publicidad como algo global), y las redes sociales van encontrando su camino en la monetización de sus plataformas con temas de publicidad, modelos freemium, y serán capaces de rentabilizarse todavía más cuando se integren con modelos de e-commerce.

Por otro lado, está una cuestión todavía más de fondo, y que es el ¿para qué sirve cada red social? En las redes sociales verticales, como Wipley, MiNube, Moterus, etc. el objetivo de la red social queda mucho más claro por estar centradas en sectores muy concretos, como puedan ser videojuegos, viajes o motos. Sin embargo, servicios mucho más generales como Facebook o Twitter todavía no muestran una gran claridad en el para qué sirven. Y aunque parezca obvio que Facebook sirve para gestionar tus contactos, y Twitter para compartir tu estado, todavía hace falta que durante esta pubertad los servicios se revolucionen desde dentro y sean capaces de poner un foco cada vez más claro. Si tuviera que votar por algo, diría que Twitter será el proveedor de las noticias en tiempo real por excelencia, y que se centrará mucho en compartir y comentar noticias de rabiosa actualidad (cosa que ya se está haciendo en Twitter), y que Facebook gestionará cada vez más y mejor nuestra identidad online. Tendría mucho sentido que estos servicios, especialmente Facebook que por generalista ofrece demasiadas funcionalidades, descartaran algunas de sus funcionalidades actuales y mejoraran algunos aspectos concretos que les permitan realizar mejor una misión mucho más concreta.


2.- Los amigos nunca fueron amigos

Uno de los aspectos que critica el artículo de La Razón a las redes sociales es el tema de la degradación de las relaciones online. La frase "el 51% de ellos [jóvenes entre 18 y 24 años], según la encuesta de Mindshare, cree que «Facebook está debilitando la calidad de las relaciones»" es una muestra de ello y una estupidez supina. La realidad tras esto es mucho más simple, y radica en que herramientas como Facebook no hacen más que reflejar la realidad de nuestra Sociedad. ¿Realmente alguien tiene 300 amigos de verdad en la vida real? A mi me sobran dedos de mis manos para contar a mis verdaderos amigos, y la verdad que justamente con mis amigos es con quién menos interactúo en las redes sociales, ya que hablo con ellos por teléfono, los veo cara a cara, o los molesto desde la mesa de al lado en mi despacho.

Vamos, Facebook me permite gestionar esos "amigos que nunca fueron amigos", lo que se denominan contactos o conocidos. Gente de la que me gusta saber de vez en cuando, que me gusta tener localizada, pero con la que no quiero, ni tengo tiempo para, interactuar a diario. Una parte de culpa del boom de servicios como Facebook o Tuenti ha sido el que ha robado protagonismo a servicios como Messenger que justamente hacían eso, permitían charlar e interactuar con conocidos, o incluso amigos, aprovechando ese tiempo perdido del trabajo, o mientras estás en casa sin hacer nada. Esa gente con la que quedas para tomar unas cosas, pero a la que no pides ayuda cuando tienes un problema de verdad.

En este caso, satanizar a las redes sociales culpándolas de la degeneración de las relaciones entre personas es un movimiento más que facilón, pero distante a la realidad. Las culpas de la degeneración de las relaciones viene de muy atrás, de los ritmos de vida acelerados que llevamos, del desplazamiento de las poblaciones desde núcleos reducidos donde las relaciones eran mucho más cálidas a núcleos urbanos gigantescos donde casi todas las relaciones son superficiales.

Y servicios como Facebook no hacen más que ayudar. Ayudar a darnos cuenta de la realidad, sobresaturarnos con cientos de contactos que ni nos importan para ser capaces de darnos cuenta quiénes son las personas que realmente están dentro de nuestras vidas. Y por qué no, ayudarnos a gestionar todos esos contactos que conocemos y con los que nos lo podemos pasar bien o hacer negocios en contadas ocasiones. Estamos entrando en la fase de conocer la realidad de las redes sociales, de aprender a sacarles provecho y de poner los pies en la tierra.


3.- El futuro: lo móvil y el comercio electrónico

No cabe duda que el futuro de las redes sociales pasa por ese aparatito que llevamos a todas partes, nuestro móvil. La mini-agenda integrada que traen todos los móviles y que nos permite seleccionar a quién llamar acabará siendo únicamente un gestor de contactos de Facebook/Tuenti/o la red social que sea, que nos permita enviarles un correo, llamarles, etc.

Pero el futuro de las redes sociales también pasa por acercarse al comercio electrónico. El gran poder semi-oculto de estos medios es el que disponen de una gran cantidad de datos nuestros que les pueden ayudar a conocernos como el que más. Y si Amazon es capaz de hacernos muy buenas recomendaciones de productos que nos interesan, ¿qué no podría hacer Facebook con toda la información que gestiona de nosotros? Estoy más que seguro que las redes sociales, y en especial servicios como Facebook, serán unos aliados muy poderosos en el futuro para por un lado ayudarnos a encontrar productos de nuestro interés, y por otro hacer de filtro de contenidos para ayudarnos a encontrar o descubrir la información que nos interesa. Las redes sociales verticales tienen mucho que decir a este respecto, como expertos en dominios concretos, pero las redes sociales generalistas serán unos expertos capaces de agregar conocimientos de muy distintos dominios, y puede que acaben convirtiéndose en nuestros asistentes personales.

Las redes sociales, lejos de desaparecer, están aprendiendo a conocerse a si mismas, y serán capaces de dar lo mejor de si dentro de poco. Y si no, al tiempo.